Javier

javier“La mayoría del valor de la revista es la ganancia del vendedor; es una forma de dignificar el trabajo"

Javier Mouteira es el vendedor Nº 2056 de HBA. Su parada de venta es la línea B del subte. Conocelo.

¿Cómo llegaste a HBA?

Yo compraba la revista porque me resultaban interesantes las notas culturales que traía. Y me quedé sin trabajo; ya tenía 50 años y me costaba muchísimo conseguir. Había estado en Venezuela un tiempo y cuando volví no encontraba nada y dije: “Voy a vender la revista”.

¿Qué significa para vos?

Con la revista yo progresé, porque pude estudiar, algo que en mi vida siempre había quedado relegado por el trabajo. Ahora estoy estudiando psicología social en la Escuela Pichon Riviere. Antes había estudiado letras en la UBA, pero como eran tiempo difíciles opté por dejar. Para mí es algo bastante importante no trabajar bajo patrón. Porque hay muchísima explotación, te reclaman muchísimas horas de trabajo y la ganancia es muy poca. En mueblerías, como he trabajado, te pagan 3% de comisión. En cambio, la mayoría del valor de la revista es la ganancia del vendedor. Que es el que trabaja....es una forma de dignificar el trabajo.

 

Eh...los periodistas de la revista y el resto del equipo de la organización también trabajamos, che...

Claro (risas). Pero acá no hay un capitalista que se lleve más que nosotros. Además me siento identificado con los contenidos porque considero que es una época donde los medios están masificados y monopolizan lo que la gente debe saber. Y la revista aparece como un espacio alternativo que trata de concientizar a la gente de hechos  que esos medios masivos quieren ocultar. Por ejemplo, en la nota de tapa de enero se informa sobre la tibieza del acuerdo de cambio climático. Son cosas que el resto de los medios no explican. Además favorecemos que la gente lea...

¿Cómo es tu trato con los lectores?

Amable.  Yo primero leo la revista. En el subte hago un pregón y la reparto. Digo: “Buenas tarde, están viendo Hecho en Bs As, la revista que colabora con la gente que vive en la calle o está sin trabajo, y que a su vez, promueve el hábito de una lectura inteligente”. Ahí les digo según cada número que notas hay, y que tiene una completa agenda cultural. Y para terminar les cuento que está declarada de interés cultural por el Senado, por el GCBA, etc. Te digo que si no digo todo eso no la vendo. Aunque hay una clientela, porque es reconocida la revista. Logró hacerse un lugar en el mercado de las revistas culturales.

¿Qué le dirías a alguien que está sin trabajo?

Le diría que busque una forma alternativa para vivir, sin engancharse en la ilegalidad, pero alternativas…porque el sistema no responde... Y por otro lado, que es muy importante lo que se genera desde la voluntad del ser humano y desde abajo, como nosotros en HBA.