hecho en Bs. As. - Octubre 2009

A CULTIVAR QUE SE ACABA EL MUNDO//SERIE DIDÁCTICA 3

PARA ALIMENTAR TU HUERTA

Si ya armaste tu huertita, es el momento ideal para empezar a hacer compost que nutrirá la tierra, tus plantas y tu jardín. En este capítulo te mostramos qué es el compost o abono orgánico, sus usos y beneficios. Cómo hacerlo, con qué hacerlo.

¿Qué es el compost y para qué sirve?

Es un producto rico en humus que se usa para mejorar la tierra del jardín. Se forma por un proceso de descomposición de desechos orgánicos (restos vegetales y orgánicos como ramitas, flores marchitas, hierba, hojas de té, yerba, cáscaras de frutas, verduras o huevos, entre otras cosas). Es la manera en que la naturaleza recicla sus residuos y es el secreto de un suelo y un medio ambiente saludables, cuya utlización, a su vez, contribuye a la reducción del gasto energético.

Para el compost básico
  • Con restos de patio y jardín solos o mezclados con residuos de frutas y verduras y/o recortes de patio y jardín.
  • Requiere un espacio de 90x90 cm o más, a la sombra o expuesto al sol, en cemento o en tierra.
Compost de lombrices
  • Con residuos de verduras y frutas
  • Para hacer compost en el exterior o interior
  • Requiere menos espacio en 30x60 cm (en el garage, en el sótano afuera a la sombra).

MATERIAL PARA EL COMPOST
Materia marrón:
  • Hojas caídas
  • Recortes de árboles y arbustos picados
  • Viruta de madera no tratada
  • Papel de diario impreso en negro
Materia verde:
  • Residuos y cáscaras de verduras y frutas
  • Recortes de césped
  • Café y filtros, yerba, saquitos de té
  • Cáscara de huevos
  • Cáscara de cítricos
  • Estiércol
No haga compost de:
  • Carne, huesos o pescado
  • Lácteos o grasa
  • Granos o panificados
  • Heces de perros, gatos o pájaros
  • Viruta de aglomerado o madera tratada
  • Plantas enfermas

 

Aplicación racional del compost

• Los residuos grandes -poda de árboles, por ej-, pueden mezclarse con hierbas y hojas previamente triturados.

• El montón debe disponerse sobre el suelo, para que la microflora superficial pueda ascender, movida por la constante búsqueda de materia orgánica.

• La acumulación de compost no debe ser demasiasdo voluminosa ya que puede que en su interior la fermentación se haga difícil.

• Es necesario removerlo cada tanto, mezclando los materiales en distinto grado de descomposición, para favorecer la fermentación y obtener un compost uniforme.

• Si lo hace en un cajón, se debe tapar. Si se ha amontonado, se cubre con una lona con orificios (así se mantienen el calor y la humedad, y, al mismo tiempo, hay circulación de aire).

• Se forman capas de igual espesor, alternando los distintos materiales.

• Los residuos secos (heno, paja, etc.) se riegan moderadamente; los más ricos en humedad y los de menor tamaño (hierba recién cortada, hortalizas, etc.) se intercalan con materiales grandes (ramitas, virutas, etc.).

• La humedad debe mantenerse entre 50-60%. Se puede probar el nivel de humedad comprimiendo la masa: si no destila agua, las condiciones son satisfactorias.

• La temperatura debe subir gradualmente sin superar los límites (40 °C). Caso contrario el material se descompone y pierde valor fertilizante.

• El tiempo de preparación del compost es de tres meses en verano y seis en invierno.

• El compost fermentado que no se usa de forma inmediata debe guardarse en bolsas de plástico y conservarse en lugar fresco;

 

PROCESO DE DESCOMPOSICIÓN:

De rápida descomposición:

Hojas frescas, restos de césped, estiércol de animales de corral, estiércol de ovejas y cabras, malezas.

De lenta descomposición:

Pedazos de frutas y verduras, saquitos de té, café, paja y heno viejo, restos de plantas, estiércoles pajizos (caballos, burros y vacas), flores viejas y plantas de macetas, malezas perennes lechos de conejos y otros animales domésticos (herbívoros).

De muy lenta descomposición:

Hojas de otoño, ramas podadas, aserrín y virutas de madera no tratada, cáscaras de huevo, cáscaras de frutos secos, lanas e hilos naturales, pelos y plumas, carozos de frutas.

Otros materiales:

Ceniza de madera, cartón, cartones de huevos, servilletas, bolsas y envases de papel, diarios.

PASO A PASO

10 etapas para compostar

01. Desmenuzar los pedazos leñosos.

02. Preparar el fondo con material como paja o ramas.

03. Al preparar el cúmulo o llenar el recipiente donde se prepara el compost, mezclar el material seco (leña, madera o podas desmenuzadas, paja, virutas, hojas secas) con materiales verdes y húmedos (hierba), restos de cocina flores en proporciones iguales.

04. Durante la formación del cúmulo o el llenado del recipiente ir humedeciendo con una regadera y en pequeñas cantidades o con una manguera de chorro finito. No hay que empapar el material (probar apretando un poco de material en el puño cerrado: si no gotea, está bien).

05. Mientras se riega, distribuir sobre el material los eventuales aditivos: descartes ricos en nitrógeno como estiércol fresco, abono orgánico, activadores, harina de roca, etc.

06. Una vez completado el cúmulo, cubrirlo con materiales vegetales (ramas, paja, hierba, con esterillas de caña) para protegerlo de la lluvia, del viento y del exceso de sol. Evitar colocar plástico que impida la circulación de aire de la masa.

07. Si es posible, controlar la temperatura interior de la masa en proceso de compostage. Temperaturas ideales: debajo de los 40 °C en verano o de los 30°C en invierno.

08. En caso que no se mide la temperatura, dejar la masa durante 20 días hasta volver a examinarla.

09. Luego, examinar nuevamente el material un par de veces a intervalos de 20-30 días.

10. Esperar los meses necesarios para tener un compost maduro. En los últimos días es aconsejable cubrir el cúmulo con paños de yute.

A Cultivar que se acaba el mundo

Posibles fenómenos, consejos y sugerencias

  • Si el compost huele a podrido significa que se ha instalado un proceso anaeróbico. Esto sucede cuando hay demasiado agua y poco aire. La masa tiene un aspecto brillante y pegajoso. Apretando un poco en la mano mancha o destila líquido. La solución: abrir el contenedor, remover la pila para airearla, añadiendo si fuese necesario componentes secos como papel o cartón troceados, paja, ramitas secas, etc.
  • Si tiene un olor fuerte, es que tiene exceso de nitrógeno. La temperatura sube excesivamente y emite amoníaco. Basta con cubrir con un puñado de compost maduro. Si no basta, se voltea la pila añadiendo sustancias leñosas secas.
  • Si no se descompone, quiere decir que hay demasiado aire, falta de agua y de nitrógeno. Es suficiente regar. Si la descomposición no vuelve a empezar, voltear la masa añadiendo materiales húmedos como restos de frutas y verduras y, si es posible, compost maduro.

A CULTIVAR QUE SE ACABA EL MUNDO es una serie de informes de Hecho en Bs. As., con ICEI y sus proyectos en el Cono Sur con el objetivo de promover y fortalecer la agricultura familiar y la soberanía alimentaria, y comunicar qué están haciendo sus actores.

ICEI es una ONG italiana de cooperación para el desarrollo dedicada a generar modelos innovadores de intercambio social, económico y cultural, promoviendo la autonomía y participación de comunidades en riesgo para erradicar la pobreza a través de la valorización del capital humano y de los recursos locales.