Hecho en Bs. As. - Noviembre 2009

A CULTIVAR QUE SE ACABA EL MUNDO//SERIE DIDÁCTICA 4

CURAR TUS CULTIVOS DE FORMA ORGÁNICA

UNA GUÍA COMPLETA PARA COMBATIR LAS PLAGAS Y LAS ENFERMEDADES DE TUS PLANTAS CON MÉTODOS ORGÁNICOS. CON ELEMENTOS SENCILLOS Y FÁCILES DE MANIPULAR. DECILE ADIÓS A LOS INSECTICIDAS QUÍMICOS. ENTERATE CÓMO.

En ediciones anteriores, como parte de la serie didáctica de “A Cultivar que se Acaba el Mundo”, te hemos orientado para armar tu huerta en tu jardín, en un balcón o en la terraza. En este número, te contamos cómo proteger las plantas de las diferentes plagas y enfermedades que las afectan y cómo reconocer de qué plaga se trata en cada caso. Estos plaguicidas orgánicos o bioplaguicidas son los que se obtienen de manera natural, es decir en su elaboración no existe la intervención de una síntesis química. Además son preparados que se pueden realizar a un costo muy bajo.

Las amenazas son muy diferentes entre sí. Por ejemplo, los ácaros, los afidios, las cochinillas o los mohos y los hongos. A no desesperar porque cada amenaza tiene una cura orgánica.

  • Los ácaros son arañas chiquitas que sustraen la savia de las plantas. La señal de ataque es una decoloración gris-amarillenta de las hojas; la cura es una “pócima de ajo”: hervir una cabeza de ajo en medio litro de agua hasta que se deshace, filtrar y rociar.
  • Los afidios son insectos minúsculos asociados en colonias que facilitan la transmisión de enfermedades virales. Se combate como con la de los ácaros.
  • En el caso del oidio -un hongo que se evidencia con manchas blanco/gris- se procede con riegos controlados y regulares.

 

SUSTANCIAS VEGETALES QUE AYUDAN

Existen ciertas sustancias vegetales que matan o rechazan los insectos perjudiciales sin dañar los cultivos. Aquí algunos ejemplos

1. Mezcla de nicotina: Es un insecticida que se prepara cociendo 114 gramos de colillas en 4,5 litros de agua. Se cuele y se embotella. Diluida en 2 partes de agua da buenos resultados para combatir gorgojos y orugas. Nunca usar la solución directamente. Atención: Lavarse bien la manos después su uso.

2. Decocción de tabaco: Es eficaz contra muchas enfermedades. Para un litro de agua se emplean 50 gramos de tabaco seco, 15 gramos de jabón de potasa y una pizca de cal apagada. Poner el tabaco en agua fría 24 horas. Hervir a fuego lento durante unos 10 minutos, añadir el jabón, tapar y dejar enfriar. Filtrar una parte y diluirla en 4 litros de agua. Agregar la cal y pulverizar inmediatamente.

3. Contra las orugas: Se utlizan tallos y flores de artemisa en una dosis de 150 gramos de planta fresca o 15 gramos de planta seca. Se prepara un líquido orgánico durante 12 días y se diluye al 20 por ciento. Se pulveriza en primavera.

4. Repelentes de pulgones: Lavar las hojas con agua y jabón blanco o jabón de potasa. Si hay muchos, se prepara un repelente hirviendo hojas de caléndulas, crisantemos, anís. También puede combatirse con ceniza de leña pulverizada con un fuelle sobre las plantas mojadas.

 

Otros métodos:

1. Emulsión: Se prepara una emulsión de aceite vegetal (oliva, maíz, girasol) mezclado con 50 gramos de lecitina de soja y 20 gramos de jabón de potasa. Proceder a mezclar los ingredientes en una batidora eléctrica. Esta solución también es eficaz para eliminar los ácaros y la cochinilla. Su efecto dura sólo seis horas y no se deben hacer mas de tres aplicaciones para no perjudicar las hojas.

2. Rociados de árboles frutales. Son soluciones que se aplican en invierno al los árboles frutales. Los protegen contra los pulgones, la araña roja, las cochinillas, los chinches y todas la plagas que depositan huevos en la cortezas. Cómo se prepara: Se mezclan 4,5 litros de aceite ligero con 1kilo de jabón de potasa, se lleva a hervor y se mezcla bien. Se diluye con 9 partes de agua y se rocía de inmediato en los árboles.

 


Orgánico contra todo

Contra milpies: Preparar un montón de latas vacías. Realizarle orificios en toda la superficie. Rellenarlas de cáscaras de papas. Luego, se procede a enterrar en la tierra. Se las retira al cabo de unos días, y se las pone debajo de la canilla para ahogar a los milpies.

Contra babosas y caracoles: Se hunden en la tierra platos con un poco de azúcar o de cerveza. Los caracoles son atraídos por montoncitos de salvado húmedo tapados con tiestos boca abajo. También se pueden atraer poniendo en su camino, marcado por una traza brillante, montoncitos de salvado humedecido protegidos con un tiesto boca abajo; cada mañana se recuperan los moluscos, antes de que regresen a sus refugios para protegerse del sol.

Contra la cochinilla: mezclar 10 litros de agua, 100 gramos de jabón de potasa y 100 centímetros cúbicos de nafta. Mezclar hasta conseguir una emulsión homogénea. Se añade el agua.

Contra roedores, ratones y topos: introducir bolitas de alcanfor en los agujeros de entrada de las galerías (que se localizan fácilmente) y taparlos con tierra bien compacta: los vapores emanados no son del agrado de estos animales, y suelen huir rápidamente de la zona. También la plantación de euforbia y corona imperial resulta útil.

Contra la araña roja: una infusión de ajo con 50 gramos por litro de agua. Se diluye la infusión al 20% y se pulveriza sobre la plantas y el suelo durante tres días seguidos.

Contra las hormigas: hojas y la corteza de roble o encina a razón de 100 gramos por litro de agua y se pulveriza sin diluir sobre la planta.

A continuación una pequeña y práctica guía para controlar los insectos, siempre con preparados caseros:

- Líquido orgánico de ortigas: Es un excelente repelente de insectos. Se prepara macerando en un recipiente de vidrio o de plástico 100 gramos de ortigas durante dos días. Una vez listo, se pulveriza.

- Ceniza de madera: Previene el ataque de gusanos, caracoles y babosas a verduras de hoja. Rodear la planta con una barrera de ceniza.

- Solución de tabaco. Es eficaz contra las cochinillas, gusanos y pulgones. Macerar 60 grampos de tabaco en 1 litro de agua, agregar 10 gramos de jabón blanco y mezclar bien. Diluir 1 parte de la solución en 4 litros de agua y pulverizar.

- Alcohol de ajo. Elimina ácaros, pulgones y gusanos. Triturar durante 3 minutos con licuadora 4 ó 5 dientes de ajo, 1/2 litro de agua y 1/2 litro de alcohol fino. Colar y guardar en frasco con tapa en heladera. Pulverizar plantas atacadas.

- Mata cucarachas: Mezclar en partes iguales yeso, harina y azúcar impalpable. Colocar en lugares que habitualmente frecuentan.

- Hormiguicida contra hormigas podadoras: Disolver 200 gramos de sulfato de cobre en un litro de agua, agregar dos tazas de arroz, mezclar y dejar que se impregne bien durante una noche entera. El arroz debe tomar coloración azulada. Colar los granos y dejarlos secar completamente. Esparcirlos en los caminos de las hormigas. Estas los llevarán al hormiguero donde por acción de la humedad y la temperatura el arroz se hinchará permitiendo que el sulfato de cobre mate los hongos que cultivan las hormigas. Sólo sirve una vez en cada colonia u hormiguero ya que las hormiguitas, aprenden muy rápido el caminito.

A Cultivar que se acaba el mundo

A CULTIVAR QUE SE ACABA EL MUNDO es una serie de informes de Hecho en Bs. As., con ICEI y sus proyectos en el Cono Sur con el objetivo de promover y fortalecer la agricultura familiar y la soberanía alimentaria, y comunicar qué están haciendo sus actores.

ICEI es una ONG italiana de cooperación para el desarrollo dedicada a generar modelos innovadores de intercambio social, económico y cultural, promoviendo la autonomía y participación de comunidades en riesgo para erradicar la pobreza a través de la valorización del capital humano y de los recursos locales.